domingo, 27 de noviembre de 2016

Metodologías que favorecen la convivencia



          Los alumnos de hoy viven en un contexto diferente de aquel en el que vivíamos nosotros, sin embargo, muchas veces la escuela se queda atrás en eso. Enseñar con pizarra de tiza y hablar para que ellos sólo escuchen, no es motivador.  De vez en cuando aparecen en la historia grandes mentes que promueven una forma de enseñar diferente, los " kamikazes de la educación", como los llama el periódico " El Mundo", pero ese tipo de metodologías se quedan, curiosamente en un lugar medio olvidado y sólo son usadas por unos pocos, a pesar de que resultan altamente efectivas.
 
        Para mí lo importante a la hora de elegir una metodología son cinco mínimos imprescindibles :
 
         1.- Que sea activa, que el alumno sea el que siente su propio aprendizaje y el protagonista del mismo.
         2.- Que no fomente la competitividad, sino la auto-superación mediante el esfuerzo.
        2.- Que contemple el trabajo cooperativo como medio para aprender, pero sin dejar ciertos momentos para el aprendizaje individual y al ritmo propio.
        3.- Que dé prioridad a la educación integral y en valores a la enseñanza de contenidos, aunque sin olvidar los mismos.
        4.- Que se sirva de elementos actuales y cotidianos para los niños; que no estén desfasadas.
 
 
       Una metodología activa favorece la enseñanza y a la vez favorece la convivencia. En una clase donde se respira un ambiente agradable y donde el objetivo común es aprender, los problemas de convivencia se minimizan.  Estas tres me parecen fáciles de llevar al aula:
 
         1.- El trabajo por proyectos: cumple todos los requisitos que creo necesarios. La motivación la da el propio tema sobre el que gira el proyecto; el alumno como protagonista de su propio aprendizaje facilita que se produzca; el trabajo en equipo proporciona valores de convivencia que luego se extrapolan a todos los aspectos de la vida; y el clima de respeto que se requiere para conseguir los objetivos favorece una convivencia sana y adecuada.
respeto a La motivación, el respeto, el trabajo cooperativo, y la actividad del alumno.
 
         2.- El trabajo cooperativo. En este caso el equipo como base del aprendizaje proporciona los valores necesarios para una buena convivencia. Aparecen conflictos que aprenden a resolver y eso es positivo para su futuro. El clima de respeto que se va logrando es cada vez mayor y los resultados son cada vez mejores. Son los resultados satisfactorios y el mismo gozo de trabajar con otros los que consiguen que la actividad sea motivadora.
 
        3.- Actividades novedosas:  Necesitamos constantemente crear para que nuestra metodología se adapte poco a  apoco a los cambios de la sociedad. Usar actividades novedosas, promueve la motivación ( bien por su forma o por la simple novedad) . Si dichas actividades además generan trabajo en equipo y suponen que los alumnos lleguen a conclusiones o acuerdos son eficaces. Alcanzar la Verdad a través del trabajo en equipo supone un logro básico para la vida.
 
           Encontré un ejemplo en una página de internet:
 
.: